Un paso decisivo hacia un nuevo Protocolo de Kioto

El Gobierno obligará a las plantas de generación de electricidad a partir de combustibles fósiles

Reducir las emisiones de gases de efecto invernadero en un 32% para el 2030 con respecto a los niveles del 2005 puede parecer muy poco en relación al compromiso de la UE de rebajarlas en un 40% para el mismo año, aunque tomando como año base 1990. La diferencia es notable, pero para Estados Unidos es un paso de gigante, un auténtico hito en su historia. Lo es porque por primera vez el Gobierno obligará a las plantas de generación de electricidad a partir de combustibles fósiles, como el carbón y el petróleo, a disminuir su contaminación por dióxido de carbono y otros gases responsables del cambio climático, aún a costa de una supuesta pérdida de competitividad y empleos y de encarecer la energía. Un sacrilegio en EEUU, el país del libre mercado y en el que el movimiento de escépticos del cambio climático tiene una mayor fuerza, en buena parte por las campañas de las grandes petroleras.

¿Podrá aplicarse el plan, pese a la fuerte oposición?

Sí. Y para ello Obama tuvo que recurrir a todo su poder ejecutivo. El Plan de Energía Limpia no se desarrollará mediante una Ley, para lo que tendría que pasar por un Senado dominado por los republicanos, sino mediante un reglamento que ejecutará la Agencia de Protección Ambiental (EPA). Aun así, no lo tendrá fácil. La mayoría republicana del Senado envió una carta a los 50 gobernadores de los Estados para que ignoren las reglas de la EPA. Seis estados ya se comprometieron a bloquearlas y un total de catorce presentaron una demanda en bloque ante la justicia para frenar la norma. También se prevé una auténtica avalancha de acciones judiciales, tanto por parte de las empresas afectadas como de los propios ciudadanos.

¿Obama ratificará el nuevo acuerdo contra el cambio climático que salga de la cumbre de París?

Si se adopta la fórmula actual, de tratado internacional, Obama tendría serios problemas para ratificar el acuerdo que salga de la cumbre del clima de París de diciembre, ya que cualquier decisión legal que EEUU firme con un país extranjero deberá pasar por el Senado, de mayoría republicana. La solución pasa por buscar otra fórmula legal o establecer algún tipo de treta que permita sortear este obstáculo.

¿Habrá por fin alternativa a Kioto con el apoyo de EEUU?

Estados Unidos nunca ratificó el actual Protocolo de Kioto y las negociaciones para renovarlo y ampliarlo o adoptar otro acuerdo internacional para combatir el cambio climático no son nada fáciles. En este contexto, el impulso de EEUU, al igual que el de China, que se comprometió a no aumentar más sus emisiones, son vitales para lograr cualquier acuerdo global en París. Obama ya entregó en abril un plan a la ONU, pero el firmado ayer aún es un poco más ambicioso.

Consulta la noticia